miércoles, 8 de mayo de 2013

HOMER SIMPSON ES SUPERDOTADO

Homer Simpson no suele pensar. Nuestros dirigentes tampoco.




Radiografía del vacío cerebro de Homer Simpson.


Imaginemos el siguiente cuento urbano:

"Las calles de nuestras ciudades se llenan de nazis jóvenes que hostigan a los políticos y que deben ser movilizados al exterior por su negativa a ducharse con agua fría para ahorrar energía y agua. Entre ellos ha sido desmantelado un comando de "pro-abortistas" que pretendía comprar pisos con el dinero recabado de la dación en pago de sus viviendas expropiadas. En ningún momento miembros de este comando dejaron de comer para pagar sus hipotecas. ¡Qué vergüenza!"


Esto que parece una noticia absurda, y está escrita en forma de parodia porque la vergüenza ajena me impide escribirlo en serio, tiene su origen en el nivel intelectual y verbal de nuestros ministros.


Atentos, las frases entrecomilladas son trozos de esta parodia que, quizás, recuerden declaraciones que sí que necesitan comillas:

1. Nazis jóvenes que hostigan a los políticos.
María Dolores de Cospedal. Secretaria General del Partido Popular. Diario ABC.

2. Movilizados al exterior.
Fátima Bañez. Ministra de Trabajo. Intereconomía.

3. Negativa a ducharse con agua fría.
Miguel Arias Cañete. Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Diario El Mundo. 

4. Comando pro-abortista.
Jorge Fernández Díaz. Ministro de Interior. Diario El País.

5. Comprar pisos con dinero recabado de la dación en pago.
Vicente Martínez-Pujalte. Portavoz del PP en la Comisión de Economía y Competitividad en el Congreso de los Diputados. Diario Público.

6. En ningún momento miembros de este comando dejaron de comer.
María Dolores de Cospedal. Secretaria General del Partido Popular. El Diario.es


Del amplio espectro de medios de comunicación impresos o digitales que acompañan a cada protagonista se deriva que, independientemente de su línea editorial, hay declaraciones que ni el mismísimo Homer Simpson se atrevería a decir. 

Homer es superdotado porque, al menos, tiene sentido del ridículo aunque su cerebro esté vacío (como se observa en la imagen superior).



No hay comentarios:

Publicar un comentario