lunes, 25 de febrero de 2013

URDANGARIN SIGUE SIENDO EL REY

Homer Simpson y Urdangarin  aman México.




Una piedra en el camino,
me enseño que mi destino,
era rodar y rodar.

Esta conocida canción popular de México, escrita por José Alfredo Jiménez tomó especial protagonismo el 23 de febrero en Palma de Mallorca.

Esa misma mañana, querido lector, y sustituyendo algunas palabras de la famosa ranchera, se produce, por arte de magia el resurgir de una obra fundamental en la historia ordinaria de nuestra Historia más reciente. Cambie los términos piedra por Diego Torres, exsocio de Urdangarín, camino por trayectoria fulgurante de la Fundación Nóos y rodar por...aparecer en los medios de comunicación.

Ayer mismo el duque era portada del NewYork Times por la aparición de nuevos correos electrónicos que ponen en medio de este Jalisco jurídico a su Real suegro y a la princesa Corinna. La del apellido de filósofo alemán del siglo XIX.

Los medios copan sus portadas con el yerno que toda madre nunca quiso tener y la prensa se divide entre los que tildan su i final y los que no. Cosas de las tendencias políticas de los diarios. Los de centro y centro derecha ponen la tilde porque lo consideran apellido español. Los de centro y centro izquierda utilizan su raíz vasca para no hacerlo. Me recuerda a aquello de México lindo y querido o Méjico lindo y querido.

Entre tanta algarabía de trompetas, titulares, contrabajos y declaraciones, solo resta pensar que Iñaki, al finalizar esta dura jornada de repetir lo que dijo hace un año e intentar que su sombrero mexicano le proteja de tanta ofensa y tanta cámara, llegara a su palacete, se servirá un tequila, con su puñadito de sal y su limón. Cogerá un guitarrón y se pondrá a tararear con voz potente:

No tengo trono ni reina,
ni nadie que me comprenda,
pero sigo siendo el rey...del e-mail.

2 comentarios:

  1. Pues ya que estamos exaltando México, recordemos otra célebre aunque más reciente tonadilla de una tijuanensa universal, que dibuja a la perfección lo que piensa Cristina de su consorte cuando lo ve en su palacete en la actitud que describes:

    " Yo te quiero con limón y sal,
    yo te quiero tal y como estás
    no hace falta cambiarte nada."

    En cualquier caso, tengo que confesarte que cada vez estoy más convencida de que esto mismo se lo ha estado cantando su suegro cada vez que lo veía, hasta que el asunto se les ha ido de las manos y han tenido que empezar a fingir que no se conocen de nada.

    ResponderEliminar
  2. Ranchereando un poco más Carmen, el Rey también podría estar cantando esta ranchera (cuya letra es de Valle Inclán:
    "En tus manos está nuestra dicha o dolor,
    amorcito del alma.
    Nadie más solo tú es quién puede decir
    la última palabra".
    http://www.youtube.com/watch?v=r5Grau7S7J8
    (a partir del segundo 20, imagina a su graciosa Majestad cantando mientras abraza una foto de...es que el apellido es difícil de escribir)

    ResponderEliminar